IMG_20220427_152030_187-2

Más de mil personas tejieron sus puentes de vida en la Guajira

El proyecto Tejiendo Puentes de Vida, que ejecuta Acción Campesina en alianza con la Asociación Civil Nuevo Amanecer, culminó con éxito su primera fase en la parroquia Guarero del Municipio Bolivariano de La Guajira en el estado Zulia.

Durante su implementación, la cual duró 12 meses, 750 familias, que equivalen a 1.289 personas en condición de vulnerabilidad, recibieron respuesta humanitaria a sus necesidades más inmediatas, logrando así concluir todas las acciones que estaban estimadas en el proyecto.

“Este fue un espacio de grandes desafíos. Afortunadamente tuvimos facilidad en cuanto a que el equipo con el que trabajamos, por ser de la zona, ser población Wuyú y por tener domino del idioma Wayunaiki, facilitó mucho las actividades formativas y comunitarias. Fueron grandes retos a vencer, como llevar servicios de salud a una zona que se encuentra en un área fronteriza, por tener una moneda local diferente a la nuestra y una infraestructura de salud precaria, diría que casi inexistente. Superar esos obstáculos y alcanzar las metas fue un gran reto”, aseguró Diana Moreno Sorett, psicóloga y coordinadora del proyecto Tejiendo Puentes de Vida.


Diana Moreno Sorett, coordinadora del proyecto

Afirmó Moreno Sorett que, en materia de impacto general, el proyecto fue pertinente, puesto que hubo un fuerte acompañamiento en materia de salud, personas que no habían tenido oportunidad de ser atendidas por médicos durante un largo tiempo y cuyas enfermedades se fueron agudizando, pudieron ser tratadas; 75 mujeres pudieron hacer sus controles prenatales y se logró, además, la atención de casos especiales. Todo esto se alcanzó gracias a una alianza que se estableció con otra organización de Colombia.

Superando la pandemia

Este programa representó una ventana de crecimiento y acompañamiento para las familias de Guarero y las zonas cercanas. En un contexto de pandemia por Covid-19, donde hubo picos de contagio,  se pudo ofrecer charlas sobre prevención del virus y hacer entrega de 3.000 kits de higiene en el sector de Guarero y comunidades adyacentes.

“Esto representó un gran impacto ya que la mayoría de las familias no pueden acceder al gel antibacterial, mascarillas o jabón, para prevenir la enfermedad. Esto le dio una gran pertinencia al proyecto y fue muy bien valorado por los participantes y la comunidad en general, dijo la coordinadora.

Venciendo barreras

“En el desarrollo del proyecto se dictaron charlas sobre prevención del abuso sexual, trata de personas y talleres formativos sobre violencia basada en género, además fueron atendidos 25 casos con acompañamiento psicosocial,  información sobre los beneficios y contraindicaciones para guiar a mujeres en edad reproductiva en la adopción de métodos anticonceptivos, aplicación del implante subdérmico, entre otros. Asimismo se entregaron 1050 preservativos masculinos”

Leer tambien: En Altagracia de Orituco se habló de género: Cuando la violencia se disfraza de amor

Abordar estos temas y vencer las barreras culturales no fue tarea fácil, debido a que la población Wayú está arraigada a sus costumbres ancestrales y concibe de distintas formas el término de convivencia en el que prevalece el sentido matriarcal.

“Sin embargo, se logró visibilizar temas que a nivel cultural quizás no estaban tan visibles, como la trata de personas, abuso sexual y de violencia basada en género, que son temas que se vieron en la línea de base, pero a nivel de la familia y de las comunidades no se perciben aunque estén ocurriendo y con bastante frecuencia. Estos temas están vinculados al componente de protección. Sería interesante poder incorporarlos en un futuro, proyecto en la zona, puesto que están asociados a situaciones de vulneración de derechos del NNA y mujeres y personas LGBT y género diverso, que muchas veces no proceden a hacer una denuncia, pero que sí se puede proceder en términos de acompañamiento a las personas afectadas”.

Diana Moreno Sorett

Efecto multiplicador

La formación impartida dejó semillas ya que 96 personas se formaron como auxiliares de salud para prestar primeros auxilios y cuidados pre y post natales. Esto es un gran beneficio para la comunidad de Guarero, donde los centros asistenciales se encuentran muy distantes. 

“Ahora, con estos nuevos auxiliares de salud, no es necesario recorrer grandes distancias para que puedan ser atendidos, porque están en nuestras comunidades, conocen nuestra realidad  y manejan nuestros mismos códigos. Con toda honestidad puedo afirmar que trabajar con Acción Campesina en este proyecto representó para mí una experiencia maravillosa, que me reconectó con mis raíces Wayú y con la oportunidad de hacer algo por mi gente. Nosotros los promotores que somos wayú, vimos disposición de la gente a aprender y fortalecerse en áreas que ellos no tenían conocimientos o información clara”, afirmó Jaritza Fernández, promotora social del proyecto.

Leer también: https://www.accioncampesina.com/noticias/mas-de-120-familias-fortalecen-sus-conocimientos-sobre-alimentacion-sana-en-sucre-y-miranda/

Acción Campesina en su accionar en la región limítrofe de La Guajira venezolana, representó una ventana de oportunidades y cuidado, reconstruyendo el tejido social en la zona.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *